Buenas tardes. Domingo, 22 de octubre de 2017
Azuelo
Azuelowww.azuelo.com
disminuir fuente ampliar fuente

BODA AITZIBER E IÑIGO

BODA EN EL MONASTERIO DE AZUELO

 

El día 31 de mayo, escoltada por trikitrixas y acompañada por su padre, Santi, con clavel blanco a la solapa, llegó Aitziber a Azuelo. Venía nada menos que a casarse. ¿Con quién? Con Iñigo, aunque para todos los de Azuelo es “Larra”. Los más viejos del lugar, se hicieron memoria de la última boda que acompañó la música a los novios a la iglesia, de aquello hace treinta y seis años.

En la puerta de la iglesia del Monasterio esperaban familiares y amigos. ¡Qué guapa va! Decían las mujeres. La iglesia  llena de familiares, amigos y gentes de Azuelo que no querían perderse el acontecimiento. Había más flores que nunca; ramos y más ramos de flores invadían el altar, colgaban de las ventanas y caían en cascada por los pilares como si los capiteles románicos hubiesen vaciado su milenaria decoración vegetal. Hubo tantas flores, que a la salida de los novios, mejor dicho, del nuevo matrimonio, un mar de pétalos de rosas inundó el atrio donde se les bailó un aurezku de honor, y que nosotros sepamos, es la primera vez que se baile este baile en la iglesia de nuestro Monasterio.

Y tras la misa y las fotos de rigor con familiares y amigos, a la mesa. Y en la mesa, además de una frugal comida, bromas y chanzas entre la gente joven.

Las amigas le entregaron el baúl de la abuela con su regalo. Estamos seguros de que su abuela Fani le hubiese preparado un buen ajuar ¡Cómo cosía y hacía punto aquella mujer! Maribel y Pilarín, se acordarían de ella ese día, y cómo no, Paquito.

Terminó la boda como siempre, con ese vals que abre el nuevo matrimonio y que todos los invitados, familiares y amigos secundan a los pocos compases para dar rienda suelta a su alegría por este feliz acontecimiento.

¡Felicidades Aitziber! ¡Felicidades Larra! y ¡Muchas felicidades a ese par de azuelucos, Maribel y Santi, que trajeron a su hija para casarse en Azuelo. Que cunda el ejemplo y que sean muchos los azuelucos que traigan a sus hijos a casarse en Azuelo.

No podemos terminar esta crónica sin hacer mención a otro abuelo de Aitziber, Vitoriano. ¿Por qué? Porque en Azuelo cuando se quiere exagerar lo mucho que ha llovido, siempre se cita la boda de Vitoriano con Felisa: “Llovió más que cuando se casó Vitoriano, que solo fueron a misa los que sabían nadar y los que tenían barca”. Sí, Aitziber, tu abuelo estuvo ese día en la mente de todos los azuelucos, porque si te llegas a casar por la tarde, en vez de por la mañana, hubieses tenido que ir en barca un buen tramo de la calle. Fue el día que más llovió de todo el año.

 

Así le cantó Faustino a Vitoriano:

 

“Te casaste en Azuelo

pensando pasar buen día

y al bajar la cuesta de Viana

¡Rechorra! ¡Cómo llovía!

anterior  
  siguiente


 Galería  Presentación  Diapositiva


Los foros más destacados

Felicita los cumpleaños

Socios: 358
Visitas hoy: 90
Visitas total: 519515
Mensajes en Foros: 70
Firmas: 545

 
 Mañana
   Carlos Oyon
 Día: 24/10/2017
   Alicia Alvarez de Eulate
   Juncal Erzibengoa
 Día: 25/10/2017
   Leire Zamora
 Día: 26/10/2017
   Jose Manuel Diaz de Cerio
   Mª Isabel Fernández

Tiempo en Azuelo

Utilizamos cookies propias y de terceros, para realizar el análisis de la navegación de los usuarios. Si continúas navegando, consideramos que aceptas su uso.
Puedes cambiar la configuración u obtener más información aqui.

www.dmacroweb.com - Creación de sitios web, portales, CMS, B2B, B2C, aplicaciones extranet / intranet
Copyright © 2012 Dynamic Macroweb & Design S.L. Todos los derechos reservados.
Web site desarrollado por DMacroWeb mediante la herramienta DM Corporative
Comparte:
Últimas galerias: Galería fotográfica